14 dic. 2017

En el bosque


El avión despegó
Y la ciudad se convirtió en luces titilantes
Los autos, en hormigas que no dejaban de moverse.

Sobrevole casi un continente entero
Y llegué al frío de New York
De ahí al frío de Virginia.

La montaña siempre me hace acordar al sur argentino
Pero esta vez es invierno
Y estoy al norte de casa
Muy al norte
Y el frío hace que la nieve lo cubra todo
Y que el hielo se vuelva resbaladizo

(todavía no me he caído,
todavía)

Aquí, al entrar a las casas tenes que quitarte los zapatos
Dejas la nieve  en la entrada
Y luego entras al calor artificial
Que encierran las paredes.

Aquí, el sol se va muy temprano.

En el bosque la oscuridad
Es más profunda
En el bosque
Es más fácil perderse.

6 dic. 2017

Recuerdo de flores rosas



foto @sabinabalderramas

Mi papá está llevando a cabo una especia de restructuración del jardín, lo cual implica que está quitando plantas que hace años que estaban ahí y está plantando otras. 

Hoy quitó un pequeño cerco cuadrado en donde yo solía esconderme, una magnolia que nunca daba flores y una planta de flores rosas en donde siempre jugaba. Recuerdo que cada vez que jugaba en esa planta mi abuela me gritaba desde la casa que no rompiera las flores.
Trajo el tractor y se fueron las tres plantas. 

El otro día escuché a una chica diciendo que tenía miedo al paso del tiempo. Y yo también le tengo miedo, un miedo atroz. Me voy de viaje por tres meses y sé que cuando regrese mi padre habrá sacado varias plantas más y habrá otras nuevas. Cada planta que saca es un pedazo de mi infancia que arranca. Siento que algún día voy a llegar a mi casa y ya no voy a reconocer el lugar en donde crecí. 

Ahora lo único que queda es un círculo de tierra removida, el recuerdo de los gritos de mi abuela y las pocas flores rosas que rescató mi hermano y puse en un vaso con agua, en mi habitación. Por ahora el único remedio que se me ocurre contra el paso del tiempo son las flores. Cuando se marchiten y tenga que tirarlas solo me va a quedar el recuerdo de su aroma y el ruido del tractor todavía sonando en mi cabeza.

No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook


3 dic. 2017

La valija roja



https://unsplash.com/photos/62XYVsBnbsw

Me voy en, exactamente, una semana. Siempre preparo la valija o la mochila a último momento. Pero, está vez es un viaje largo así que ya hace  tiempo que estoy pensando en que voy a llevar. Empecé con una pila sobre la única banqueta que tengo en la pieza. Primero unas calzas negras y un buzo; los dos, préstamos. Después un par de remeras y un buzo rayado y así siguió hasta que la pila estuvo a punto de caerse. En ese momento decidí que era hora de elegir valija.

En mi casa hay tres valijas. La negra que es de mi hermano y ya me había dicho que no me la prestaba. La bordó grande, la más linda. Y las tres rojas de distintos tamaños que llevé con mis padres en nuestro primer viaje a Europa en el 2013. Están viejas y el color rojo no me gusta, así que elijo la valija bordo. 

Pero mis papás no me la quieren prestar. 

“Llévate la roja. La bordó es nueva. Después siempre las terminan rompiendo”.

Pero es vieja y se nota y no me gusta el color rojo.

No le doy mucha importancia a las apariencias. De hecho, siempre me visto de cualquier manera sin importar que piensen de mí. Pero esta vez quería viajar con una valija linda, por una vez quería causar una buena primera impresión. 

Pero mis papás me vuelven a decir que no. Como mi mamá dice siempre todo en la vida no se puede.
Abro la valija roja. 

Todo en la vida no se puede.

Quizás sea mi destino ser crota.

Quizás uno no puede dejar de ser lo que es. 

Esa misma tarde encuentro un artículo de Carolina Aguirre en el que habla de un término japonés: wabisabi, y dice “…la valoración de la belleza está en lo roto, lo incompleto y lo efímero”. Después habla del kintsugi, que es el arte de rescatar piezas rotas de porcelana y arreglarlas con oro, y dice: “…en Japón la porcelana no se tira, sino que se arregla con oro, porque es más valioso un objeto que ha sufrido que uno que no”. 

Leo el artículo y pienso en los libros viejos que tanto me gustan. Y pienso en Sarah Dessen y en The Truth about Forever y en Wes diciendo: “I like flaws. I think they make things interesting.” 

La valija roja está vieja y se nota pero es porque nos acompañó a muchos lados. Me acompañó en mi primer viaje largo. Se subió al avión y fue conmigo mientras cruzábamos fronteras y derribábamos distancias.  

La valija roja está vieja y se nota pero son esas marcas las que la hacen un objeto más valioso, más interesante. Lo mismo que con los libros viejos. Los libros están hechos para ser leídos, las valijas, para ser viajadas. 

Y la valija roja tiene kilómetros y kilómetros de viajes, dentro no solo va a llevar mi ropa, pero también un montón de historias de todos los lugares que ha recorrido. 

La valija ya está abierta en el suelo de mi habitación. Empiezo a verla de otra manera, ya no la veo tan vieja. Ahora me parece más bonita. Como siempre me terminan gustando más las cosas viejas y con historias.

Empiezo a desarmar la pila que está sobre la banqueta. Meto todo lo que ya sé que me voy a llevar. Y todavía queda lugar. Todavía tiene espacio para unos cuantos viajes más.

No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook