24 nov. 2017

Relecturas para un lunes lluvioso



https://unsplash.com/photos/a4wUKaaMGWQ

El otro día leyendo un post de Celes, me di cuenta de que hay dos tipos de libros: los que no tememos dejar ir y los que no soltaríamos por nada del mundo. Dentro de esta última categoría hay un subgénero que decidí titular “Relecturas para un lunes lluvioso”.

En este subgénero se encuentran todos esos libros a los que siempre regresamos. Si no saben de qué hablo, solo tienen que pararse frente a su biblioteca y preguntarse qué libro podrían ponerse a leer en ese mismo instante. Estoy hablando de esos libros que son paraguas y frazadas, medias gruesas y tazas de té. Libros que siempre vamos a querer leer sin importar en que momento de nuestra vida estemos. Cuando los leímos por primera vez nos marcaron y van a volver a hacerlo con cada nueva lectura. Son libros que son como un segundo hogar, a safe place. 

Los invito a que se tomen el tiempo para mirar todos sus libros y los identifiquen, mientras tanto AQUÍ les dejo la reseña de un libro que, para mí, pertenece al subgénero de relecturas para un lunes lluvioso. 


No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook


20 nov. 2017

Carta a un personaje abandonado

14 días seguidos escribiendo la historia de Ana. Todas las noches, en un cuaderno espiralado, me senté a escribir todo eso que le pasaba a Ana. Teníamos una especie de pacto. Todas las noches nos juntábamos a charlar. Pero una noche le fallé y la deje sola. Así que para pedirle perdón decidí escribirle una carta.
Para todos los que anden un poco  perdidos, puede que esta carta les ayude. Y para todos los que sientan que lo que están escribiendo anda medio mal, les recomiendo que le escriban una carta a alguno de sus personajes. Les juro que funciona.

Ana,

Perdón por haberte dejado abandonada. Pero es que a veces la vida se te cruza en el camino y no te deja avanzar ni una palabra.

Sé que estas un poco perdida, que dejaste el mar por la ciudad, que te mudaste por él, y ahora es él el que se fue. Volver a estar sola es difícil. Reacomodarse a la rutina de no tener a alguien al lado, aprender a estar  en silencio pero sin dejar que el silencio se adueñe de todos los rincones de tu departamento. Te entiendo, en serio. Pero tenes que hacer algo.

Tendrías que volver al mar, reencontrarte con quien fuiste antes de que lo conocieras. No podemos volver atrás, ni deshacer lo que hemos hecho. Pero tal vez, charlar un poco con esa chica que dejaste mirando el mar te ayude. Ella quedo atrás hace mucho tiempo, así que puede ver las cosas desde otra perspectiva más amplia. Quizás ella vea algo que vos te estas salteando.

Ana, tal vez vos sola puedas ayudarte a salir de este pozo en el que caíste. Y si no podes sola, responde esta carta que tengo un montón de palabras. Juntas podemos encontrar las necesarias para cambiar un poco el rumbo de tu historia.

Te quiere,

la chica de las palabras.


No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook

16 nov. 2017

Mirar el cielo


Camino los cuarenta y cinco minutos que separan la casa de mi hermana, de la mía. 

Son las cinco y media de la tarde así que las calles están llenas de autos. 

Me desvío y tomo el puente peatonal que cruza el río.

Voy con el ceño fruncido porque algo pasó. Siempre pasa algo, siempre vamos con la cara arrugada, como si la sonrisa se nos fuera a gastar.

Y de pronto miro hacia arriba. 

Estoy debajo de un pequeño túnel formado por plantas que se han estirado tanto que se han unido. Es un techo verde. Pero lo que me llama la atención son las flores amarillas que caen en cascada y el pequeño agujero que deja ver un pedazo de cielo.

Y de pronto sonrío.

Me olvido de lo que me pasó.

Me gusta mirar para arriba y encontrarme con el cielo. En especial ver las hojas dibujadas contra esa lona azul sin nubes. O las palmeras despeinadas por el viento. O las ramas secas en otoño que 
parecen arañarlo. 

No importa de qué color sea, siempre es hermoso, infinito. Y siempre me hace sonreír. 

No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook



13 nov. 2017

Recuento de cosas pendientes




Estoy frente la página en blanco y no sé cómo empezar. Estoy escribiendo mucho pero siento que nada es para el blog, así que este espacio sigue vacío. 

Me obligo a sentarme y a empezar y esto es lo que sale: una lista sin mucho sentido que resume todo lo que está pasando. Las listas siempre me ayudan a ordenarme así que aquí vamos:

-Me robé dos libros que se suponía tenían que ser donados a una biblioteca: Lolita y La Abadía de Northanger.

-Ya comencé a leer Lolita, durante mis viajes en colectivo. Por las noches leo Por trece razones

-Me quedan dos semanas para terminar de cursar.

-Me quedan 27 días para irme de viaje. 

-Me quedan muchas cosas para hacer antes de irme.

-Estoy evitando hacer todas esas cosas que tengo que hacer, porque si las hago el tiempo va a pasar aún más rápido. 

-Hago listas de cosas que tengo que hacer, pero luego no tacho ningún ítem.

-Sé que no me voy a poder llevar demasiadas cosas para el viaje, pero quiero llevarme al menos un libro ¿Alguna recomendación?

-El calor ya empezó y ya me picaron muchos mosquitos.

-Hace mucho que no me compró ningún libro nuevo y extraño esa sensación. Estando de viaje pienso comprarme muchos, muchos libros, no importa el peso.

-Estoy animándome a escribir más poesía en inglés.

-Estoy escribiendo todos los días y ya me compré una libreta para el viaje.

Y hasta que llegamos. Hay más cosas, pero algunas no las recuerdo y otras siento que los aburrirían así que freno acá y les deseo una buena semana a todos. 


No se olviden de seguirme en Instagram y Facebook