3 abr. 2017

Escribir dibujos


Nunca fui buena dibujando. A decir verdad mis dibujos son un desastre, pero siempre me gustaron las acuarelas y los crayones, los lápices de colores  y las temperas. De más chicas pintaba aunque el resultado final no fuera muy bueno. Lo hacía porque me gustaba, porque me divertía. Pero por algún motivo deje de hacerlo. Decidí que lo mío eran las palabras y a eso me dedique, a llenar libretas con mis palabras. Pero últimamente se han empezado a filtrar dibujos en mis cuadernos.

Todo empezó porque leí a una bloguera que decía que le habían regalado una caja de acuarelas y había empezado a dibujar flores y de pronto dijo porque no puedo yo también dibujar flores. Todo el mundo sabe cómo dibujar una flor ¿No? Además las flores son bonitas y coloridas. Así que dibuje una flor en mi cuaderno y debajo escribí algo así:

Una flor para borrar todo lo que pasó el fin de semana.

Una flor para hacer algo con las manos.

Una flor para darle algo bonito al mundo.

Una flor para robarle algo de sabiduría a la naturaleza.

Nunca se me había ocurrido que un simple dibujo podía servir para tanto, que unos simples trazos podían esconder tantas palabras, tantos secretos. Así que seguí escribiendo y dibujando. De a poco mi cuaderno comenzó a fusionar, así que ahora tiene más colores y más dibujos a los cuales aún les falta mucho, demasiado, pero que a mí me gustan y me hacen bien.

Creo que tenemos que dejar de lado las restricciones que nos ponemos a nosotros mismos. No tenemos que dibujar bien para poder dibujar. Tenemos que permitirnos ser niños de nuevo y dibujar sin miedo, que mientras el dibujo exprese lo que nosotros queremos es hermoso.

Así que los invitó a que escriban y dibujen, todo lo que quieran, que dibujen historias y poemas, hasta la historia de su vida si quieran o si no pueden, como yo empezar, con una simple flor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury