19 abr. 2017

Atardecer en la playa

Hace poco, en un blog que me gusta mucho, la administradora nos proponía que describiéramos un atardecer así que tomé mi cuaderno y pensé en cuál era el atardecer más bonito que había visto en mi vida y me acorde de este verano cuando vi el atardecer en la playa.

Estábamos en la cima de una duna que todavía estaba tibia. Si enterrabas los dedos en la arena podías sentir el calor que había hecho todo el día. El sol se fue escondiendo y el mar se volvió cada vez más oscuro. El cielo celeste y rosa, un rosa que se reflejaba y entremezclaba en el agua que quedaba entre las rocas.
En la duna de al lado había un chico con un cámara profesional tomando fotos. Me pregunte si para él ese atardecer sería tan bonito o ya estaría acostumbrado a ver atardeceres en la playa. Me pregunte si sería fotógrafo o si solo lo hacía como hobby.
El sol se terminó de ir y se hizo de noche. El chico se fue y nosotras nos tapamos con las mantas que habíamos llevado y nos pusimos a cantar canciones viejas. Cuando finalmente nos fuimos, bajé la duna corriendo y perdí una ojota. Se la trago la arena. La otra la tiré en un tacho de basura y volví hasta la casa descalza.

10 abr. 2017

Cine: The light between the oceans



Australia, 1926. Acabada la Gran Guerra, Tom Sherbourne (Michael Fassbender) se presenta voluntario para encargarse del funcionamiento de un faro en una isla remota. Allí, Tom conoce a Isabel Graysmark (Alicia Vikander), una joven extrovertida y resuelta que llamará rápidamente su atención. El amor no tardará en surgir entre ambos, lo que aliviará la angustia existencial del traumatizado Tom, veterano de guerra.
Sus vidas cambian radicalmente cuando la pareja, que sufre por la imposibilidad de tener hijos, descubra un bote en la costa en cuyo interior yacen un hombre muerto y un bebé.
 

The light between the oceans comienza con una vista área del mar increíble. Desde ese momento supe que me iba a gustar. La película nos cuenta la historia de Tom que llega de la guerra y se va a vivir a una isla remota donde tendrá que cuidar del faro. En un primer momento solo va a llevar a cabo ese trabajo durante seis meses, pero finalmente se queda con el trabajo. Se casa y regresa a la isla con Isabel. 

Me pareció un poco irreal que se pudieran querer tanto después de solo unas pocos cartas y una tarde picnic, pero de todas maneras te crees su historia (esta película es una adaptación así que quizás en el libro ocurre todo un poco más lento). En poco tiempo Isabel queda embarazada y pierde el bebé y luego otra vez queda embarazada y pierde el bebé, hasta que queda destrozada y totalmente desesperada. En ese momento aparece un barco con un hombre y un bebé y sus vidas cambian.

The light between the oceans es un drama completo de esos que te llevan  y te traen y terminas con el corazón destrozado. No llore, porque yo no lloro fácilmente pero estoy segura de que muchos lo harán. La historia transcurre en un lugar totalmente inhóspito y pero me quede totalmente fascinada. Viven en una pequeña isla con nada más que un faro y una casa. La película trata varios temas pero en especial es la historia de una madre o, mejor dicho, dos madres que harán todo por su hija.

6 abr. 2017

Serie: 13 reasons why

No he leído el libro (aún) así que esta reseña es solo de la serie.

Clay Jensen es un adolescente como cualquier otro. Un día, llega a su casa una misteriosa caja de zapatos para él que carece de remitente. Intrigado, decide abrirla y se encuentra con una serie de cintas de cassette, al parecer grabadas por Hannah Barker, una compañera de clase que se suicidó dos semanas antes.
Hannah escogió a 13 compañeros para contarles su historia, aquellos 13 a los que culpa de lo que pasó. Gracias a unas instrucciones que dejó en la caja, las cintas deberían llegar a todos ellos para que escucharan una verdad que ninguno quiere oir: las trece razones por las que decidió quitarse la vida.

13 reasons why comienza con Clay recibiendo una caja con casetes. Cuando empieza a escucharlos se encuentra con la voz de Hanna Baker, la chica que se suicidó. Son trece casetes y en cada uno Hanna explica  los motivos por los que decidió acabar con su vida. Hanna le habla a cada una las personas que le hicieron algo, intencionalmente o sin darse cuenta y es por eso que los casetes van pasando por todas las personas que aparecen en ellos. Cuando Clay los recibe no entiende porque él también está en ellos. Pero por mucho que no quiera tener nada que ver con la muerte de Hanna y le duela volver a escuchar su voz tendrá que escucharlos y finalmente entenderá que fue lo que le pasó a Hanna.

La serie consta de 13 capítulos en los cuales tendremos a Clay en tiempo presente lidiando con todo lo que implica escuchar los casetes y a Hanna en tiempo pasado contándonos su historia. A través de cada uno de sus motivos vamos construyendo la historia de Hanna desde el principio, desde  que entra a la escuela, la primera amiga que tiene, el primer chico con el que sale y de a poco vamos viendo como una simple acción comienza a torcer todo.

 13 reasons why no es una historia sencilla ni liviana. Es la historia de Hanna, una chica a la que le ocurren tantas cosas que se va apagando de a poco y termina decidiendo que la única solución que le queda es suicidarse. Aquí el tema del bullying no es un cliché ni algo tan simple como los chicos populares burlándose de los nerds. Aquí tenemos una suma de personajes muy variados y cada uno con su propia historia, sus secretos y motivos. Por más que Hanna señale a estos chicos como quienes la llevaron a suicidarse, no creo que la intención de la historia sea mostrarlos como los culpables. La serie nos da una visión global de toda la historia, nos muestra la verdad de Hanna y la verdad de cada uno de los demás personajes, vemos los dos puntos de vista. Vemos como a veces tomamos decisiones equivocadas sin saber que luego van a tener semejantes consecuencias.

Creo que 13 reasons why es una serie que te hace sufrir pero también te deja esa sensación de que lo único que busca no es solo el drama. Busca concientizar sobre la importancia de la manera en que nos tratamos entre nosotros y sobre como nunca sabemos cómo algo puede impactar en otra persona. No hay que sobrevalorar los motivos ni los sentimientos de los demás y hay que aprender a entender todas las facetas de una historia.

3 abr. 2017

Escribir dibujos


Nunca fui buena dibujando. A decir verdad mis dibujos son un desastre, pero siempre me gustaron las acuarelas y los crayones, los lápices de colores  y las temperas. De más chicas pintaba aunque el resultado final no fuera muy bueno. Lo hacía porque me gustaba, porque me divertía. Pero por algún motivo deje de hacerlo. Decidí que lo mío eran las palabras y a eso me dedique, a llenar libretas con mis palabras. Pero últimamente se han empezado a filtrar dibujos en mis cuadernos.

Todo empezó porque leí a una bloguera que decía que le habían regalado una caja de acuarelas y había empezado a dibujar flores y de pronto dijo porque no puedo yo también dibujar flores. Todo el mundo sabe cómo dibujar una flor ¿No? Además las flores son bonitas y coloridas. Así que dibuje una flor en mi cuaderno y debajo escribí algo así:

Una flor para borrar todo lo que pasó el fin de semana.

Una flor para hacer algo con las manos.

Una flor para darle algo bonito al mundo.

Una flor para robarle algo de sabiduría a la naturaleza.

Nunca se me había ocurrido que un simple dibujo podía servir para tanto, que unos simples trazos podían esconder tantas palabras, tantos secretos. Así que seguí escribiendo y dibujando. De a poco mi cuaderno comenzó a fusionar, así que ahora tiene más colores y más dibujos a los cuales aún les falta mucho, demasiado, pero que a mí me gustan y me hacen bien.

Creo que tenemos que dejar de lado las restricciones que nos ponemos a nosotros mismos. No tenemos que dibujar bien para poder dibujar. Tenemos que permitirnos ser niños de nuevo y dibujar sin miedo, que mientras el dibujo exprese lo que nosotros queremos es hermoso.

Así que los invitó a que escriban y dibujen, todo lo que quieran, que dibujen historias y poemas, hasta la historia de su vida si quieran o si no pueden, como yo empezar, con una simple flor.