7 mar. 2017

La belleza de lo incómodo

Cruzar un río de agua helada con los pies descalzos para no mojarte las zapatillas, que empiece a llover cuando todavía te falta mucho para llegar y no haya ningún árbol cerca para protegerte, comer dos vainillas porque eso es lo único que tenes en la mochila, el resto del paquete te lo comiste hace rato, llegar mojada y cansada, tener que bañarte en una ducha que no está mal y tiene agua caliente pero no es la tuya, tener que dormir en una carpa, comer lo que podes hacer en una olla, que es básicamente fideos, o arroz o fideos, o salchichas o fideos con salchichas, levantarte temprano porque al día siguiente tenes que empezar de nuevo, porque los días son largos y amanece temprano.

Te levantas y comienza todo de nuevo. Para mucha gente será una tortura. Pero para a mí me encanta. Creo que hay cierta belleza en la incomodidad, en el cansancio que sentís cada noche antes de irte a dormir, en dormir en camas que no son tuyas o sobre el suelo, con solo una carpa separándote de la tierra, en andar descalza por agua helada y sentir en ese frío-calor como la sangre se te activa.

Es necesario la incomodidad para llegar a la naturaleza, porque la naturaleza no es cómoda. El suelo es duro y las ramas tienen nudos, las montañas son altas y las piedras, resbalosas. Hay que aceptar todas esas imperfecciones e impedimentos y solo así se puede disfrutar del estado puro de la naturaleza. Hay que dejar de lado las rutinas que tenemos en nuestra vida diaria de ciudad. Que hay que bañarse todos los días, e irte a dormir a la misma hora, que tenes que comer en una mesa y chequear al menos una cien veces el celular. Hay que hacerse a la idea de que en la naturaleza no hay internet ni enchufes para recargar la batería del celular. Hay que dejar de querer tomar una foto de todo lo que vemos y simplemente limitarnos a ver. Que si empezas a ver sin un teléfono o cámara de por medio, te das cuenta de la inmensidad de todo lo que te rodea.


La naturaleza está cerca y al alcance de quien quiera ir a su encuentro pero hay que estar dispuesto a estar cómodo en la incomodidad, en la imperfección y el caos de lo inesperado. 

1 comentario:

  1. Hola Cati!
    Me diste una nostalgia de campamento!!!
    Y pienso igual con respecto a estar todo el tiempo con el celular o vivir momentos a través de la pantalla sin disfrutarlos realmente.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar

Nada de Spam!

"Hay peores cosas que quemar libros, una de ellas es no leerlos"
Ray Bradbury