18 dic. 2015

Comentarios kilométricos




Hay comentarios al estilo “Que lindo” “Estoy de acuerdo” “No lo conocía”  “Gracias por la recomendación” y no es necesario que continúe porque estoy segura de que los conocen. Son comentarios rápidos, que nunca fallan, que cumplen con la obligación. Confieso que he recurrido a esas frases cortas ya prefabricadas, pero intento no hacerlo. Porque creo que una parte importante de los blogs son los comentarios.

Uno escribe, no solo para que lo lean, pero sino también para recibir una respuesta. Y esa respuesta debe ser sincera, tiene que poner en duda nuestra hipótesis, derribar nuestro punto de vista, discutir, aportar algo.

Lo bueno es que así como existen comentarios minimalistas, también los hay kilométricos, que a la legua se ve como su autor se ha tomado la molestia de analizarnos y comprendernos. Estos comentarios nos hacen pensar, sonreír, enojar, emocionar, valoran nuestro trabajo. Son los que nos motivan a seguir escribiendo.  Algunos inclusive dan gusto leerlos porque son prácticamente poesía. 

Es por esto que agradezco a todos los que se toman el tiempo de leerme y comentar de forma consiente, sabiendo que sus voces van a hacer eco en mí. Y también agradezco a quienes se toman el tiempo de escribir entradas originales, interesantes, divertidas, irónicas, que logran que yo escriba comentarios cargados de palabras y sentimientos. Logran que me emocione, piense, sonría y me enoje, logran hacerme sentir algo, que al fin y al cabo es la intención de todo arte ¿No?

12 dic. 2015

Me gusta...




Mucha gente cree que solo porque seas una fanática de los libros todo tu mundo gira alrededor de ellos. Automáticamente te encasillan como la chica que lee libros y ahí se acaban tus características, no eres más que los libros que lees. Pero hay tantas otras cosas que me gustan a parte de los libros.

Me gusta que el cielo sea azul y celeste, anaranjado y rosa, que por las noches este estrellado y  que desde el parque de mi casa yo pueda verlo. Me gusta que aún existan lugares en el mundo desde donde poder ver las miles de estrellas que habitan el cielo.

Me gusta sonreír estando sola al recordar algo y reírme a carcajadas con alguien, conocer extraños que rápidamente dejan de serlo, agregarlos a la lista de gente que me cae bien.

Me gusta salir a caminar con mi hermana y hablar, que no me importe que llevo puesto o como tengo el pelo.

Me gusta armar la valija, la expectativa antes de partir, el dulce cansancio cuando regresas a casa y todo lo que sucede en el medio. Mirar las fotos y volver a vivir el viaje entero de nuevo. 

Me gusta escuchar la radio y ponerme a bailar en mi habitación, cantar a gritos e inventar la letra si no me la sé, que la música me transporte a un lugar muy lejano.

Me gusta salir a andar en bici y sentir el viento en la cara, sentir que puedo llegar a cualquier lado.
Me gustan muchas cosas.

Soy una persona y como cualquier otra persona tengo tantas facetas como días tiene el año. Como sucede con un libro nuevo, solo hace falta tomarse la molestia de leerlo para descubrir todos sus secretos.

10 dic. 2015

Me voy (de viaje)




Sí, el título de esta entrada no miente. Me voy de viaje por Europa. Los que hayan seguido el blog desde principios del año sabrán que estuve ahorrando para viajar y finalmente llegó el día en que el avión despega. Me voy hoy por la noche y regreso el 10 de Enero. Me voy con mi hermano y lo único que tenemos es un pasaje de ida y uno de vuelta, un auto alquilado, y el plan de que no hay planes. A la vuelta les cuento como nos fue.

Para que no me extrañen demasiado dejo un par de entradas programadas. 

Espero que pasen unas fiestas en familia y empiecen el año nuevo de la mejor manera posible. Háganme un favor y deténganse un segundo, den un paso al costado y miren todo lo que hicieron en el año, todo lo que tienen y todo lo que está por llegar. Luego sigan corriendo pero por favor con una sonrisa en la cara.  

Hasta la vuelta!

Cati-  

6 dic. 2015

La hermosa idiotez de enamorarse de un personaje




Sí, es una idiotez, una idiotez que todos disfrutamos, pero una idiotez al fin. Porque al final terminamos con el corazón roto. 

Todo comienza en las primeras páginas de un libro. Algún autor/a que solo quiere jugar con nuestros sentimientos nos lo  presenta a ÉL. Él con sus ojos profundos y misteriosos,  sus frases irónicas y sus chistes divertidos, su moto,  su pasado oscuro, sus anteojos de nerd, su torpeza,  sus músculos,  sus rulos despeinados,  su fanatismo por los libros, sus tatuajes, su música, sus palabras que nos hacen estremecer, sus gestos que nos sorprenden, su hermana pequeña que cuida y adora, sus metáforas, sus noches de insomnio y todos esos pequeños detalles que el autor ha creado pura y exclusivamente para que nosotros caigamos en sus redes.

Y lo hacemos, nos enamoramos de él, tal como sucede en la vida real, sin tener posibilidad alguna de decidir, simplemente sucede. El libro avanza y estamos cada vez más perdidas. Ya hemos mandado a imprimir las invitaciones para nuestro casamiento y estamos eligiendo los nombres para nuestros futuros hijos, cuando de pronto nos engaña. Se queda con la protagonista, se queda con la otra. Se queda con esa chica tímida, alocada, con pelo largo, con pecas en la nariz, que es la hija perfecta, que espera ser rescatada, que es malhumorada y rebelde, con el pelo rojo y zapatos altos, la chica que se escapa por la ventana de su habitación, la chica que nunca se ha enamorado, que tiene una familia disfuncional y un diario repleto de palabras.

Finalmente, sin que tengamos tiempo para nada el libro termina y ya no hay más capítulos para que él vuelva arrepentido a nosotras, de rodillas pidiendo por nuestro perdón.  

Así que nos quedamos con el corazón roto y llorando como tontas sobre la portada de un libro. Creemos que hemos aprendido, que es la última vez que vamos a sufrir por un personaje, que ya no nos van a engañar tan fácilmente. 

Todo va bien hasta el momento en que abrimos otro libro y nuestro frágil corazón vuelve a romperse. 

Así que sí, enamorarse de un personaje ficticio es una idiotez que solo nos hace sufrir, pero una hermosa idiotez, porque díganme si no es cierto que los chicos en los libros son siempre mejores!

Lista de algunos de los tantos personajes que han roto mi corazón:

-Levi, Fangirl (reseña)
-Owen, Just Listen (reseña)
-Finn, Something, Maybe (reseña)
-Gus, Bajo la misma estrella (reseña)
-Bradwell, Puro, Fusión (reseña)
-Michael, The princess Diaries (reseña)
-Cricket, Lola and the boy next door (reseña)
-Étienne, Anna and the french kiss (reseña)
-Chaol, Trono de cristal (reseña)
-Eli, Along for the ride (reseña)
-Wes, The truth about forever (reseña)

2 dic. 2015

Amy & Roger, Morgan Matson




Para encontrar el verdadero camino, a veces tienes que perderte…
Amy no quiere que llegue el verano. Su madre ha decidido mudarse al otro extremo de los Estados Unidos, y ahora Amy tiene que llevar el coche de California a Connecticut. El problema es que, desde la muerte de su padre en un accidente de tráfico, no se siente capaz de ponerse al volante. Y aquí entra Roger, un amigo de la infancia que también debe viajar al otro lado del país, y que carga con sus propios problemas.
A medida que avanzan, ambos descubrirán que las personas que menos esperas pueden convertirse en las más importantes y que a veces es necesario dar algunos rodeos para llegar a casa.



Amy & Roger es la lectura ideal para este verano que ya está a la vuelta de la esquina. En su primera novela Morgan Matson nos presenta a Amy una chica que ha perdido a su padre en un accidente y desde entonces no maneja. Pero de pronto llega el verano y tiene que cruzar desde California hasta Connecticut, donde está su madre, en auto. Es entonces cuando entra en escena Roger, el hijo de una amiga de su madre quien va a pasar el verano con su padre en Filadelfia y es quien va a manejar. Sin saber demasiado bien cómo, Amy se ve de pronto atravesando el país con un chico completamente desconocido. Su madre les ha armado un diagrama de las ciudades por las que tienen que pasar y los hoteles en los que tienen que hospedarse. Pero en seguida Amy y Roger decidirán tomar un pequeño desvió y antes de que tomen conciencia el desvió se transforma en un viaje que cambiara sus vidas. 
 
Esta novela es un viaje y como todo viaje tiene desviaciones y giros que no esperábamos, tiene gente que conoces en el camino y lugares que se grabaran en tu memoria para siempre. Y por supuesto una banda sonora que la escritora nos regala para que le pongamos música a esta mágica historia.

A medida que el libro avanza Amy y Roger dejaran de ser extraños y Amy finalmente podrá enfrentarse con el accidente que le costó la vida a su padre y volver de a poco a ser la chica que era antes. Al mismo tiempo Roger podrá resolver esa cuenta pendiente que no le devuelve las llamadas. Porque ese viaje deja de tener un objetivo práctico y se convierte en una oportunidad para que ambos se descubran a sí mismos, se perdonen y puedan avanzar, para que hagan ese descubrimiento que no estaban buscando.

Amy & Roger es una novela fresca y divertida, que se lee en un suspiro y que te enamora desde el inicio, que te transporta en un viaje que no quieres que termine. 


*Si quieren pueden leer esta reseña en la edición de Noviembre de HUELLAS DE TINTA